July 7, 2016

Senado de Estados Unidos bloquea dos propuestas de ley que castigarían a migrantes

Dos proyectos de ley que buscaban endurecer las prácticas del sistema migratorio de Estados Unidos se discutieron hoy en el Senado. Organizaciones de derechos Humanos y activistas advirtieron que ser aprobados los proyectos, entorpecerían el sistema migratorio y debilitarían aun más los recursos de protección a migrantes, señalaron representantes de la organización Human Rights Watch. Poco después de las 3 de la tarde, ambas propuestas fueron denegadas.

Uno de los proyectos, respaldado por el senador Patrick Toomey del estado de Pensilvania, proponía penalizar monetariamente a las jurisdicciones locales que decidieran no enlazar la vigilancia policial local con las fuerzas de migración. Esta acción estaba dirigida a forzar la voluntad de las “ciudades santuario”, lugares como Washington D.C, Nueva York, Los Angeles, Filadelfia, San Francisco y Oakland, entre otras, que tienen leyes designadas para evitar detenciones basadas únicamente en el estatus migratorio de las personas.

Estas medidas evitan que autoridades indaguen sobre la situación legal de los individuos e incluso, en algunos lugares, prohibe a policías y funcionarios que cooperen o compartan información con oficiales de migración. Antonio Ginatta, miembro de Human Rights Watch dijo que este proyecto podría tener un gran impacto negativo en la seguridad de las comunidades pues provocaría que muchas víctimas de crimen y accidentes evitaran reportar los hechos a las autoridades.

La intención del Senador Toomey, también en medio de una campaña de reelección, de eliminar las Ciudades Santuarios, llega a un año de la muerte de Kathryn Steinle, una mujer de San Francisco, que murió por un disparo en la espalda cuando Francisco Sánchez, un hombre mexicano viviendo de forma irregular en el país, disparó un arma en un sitio turístico de la ciudad, en lo que parece un accidente.

La otra propuesta de ley fue presentada por el ex pre candidato Republicano, Ted Cruz, quien perdió la candidatura ante el empresario Donald Trump, y buscaba aumentar al doble la condena penal de migrantes con historial de reingreso al país. Hasta 10 años podría pasar una persona que le ha sido denegada la entrada o que ha sido deportada más de tres veces.

El senado bloqueó efectivamente el avance de ambos proyectos, que tenían que alcanzar un mínimo de 60 votos a favor. Sin embargo, ambas quedaron cerca, la primera con 53 votos y la segunda con 55. Por la mañana, el gobierno de Barack Obama anunció que se oponía por completo a ambas propuestas y que ninguna proponía “las reformas necesarias para reparar las descompuestas leyes migratorias”.

Por otra parte, la discusión de estos programas viene en un año electoral donde el debate sobre migración está al centro de las campañas presidenciales de los Hilary Clinton y Donald Trump, el empresario ha usado una retórica antiinmigrante como eje de ación de sus propuestas mientras que Clinton ha optado por perseguir el voto latino pero no ha propuesto un proyecto definido para atender a los 11 millones de migrantes irregulares en el país.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Ximena Natera

Soy aspirante a la buena imagen, a la buena crónica, a la buena historia, soy aspirante al buen periodismo. Las historias de horror, miedo e injusticia que vimos y escuchamos a lo largo del camino me dejaron un hoyo en el estómago, la única manera que encuentro para cerrarlo es compartir estas mismas historias una y otra vez, con la esperanza de que la indignación se propague y, como dice el periodista Oscar Martínez, contribuya a iluminar poco a poco las esquinas oscuras.